Technotes nº3: Peso volumétrico: cuando el paquete ocupa mucho y pesa poco

0

El peso volumétrico o peso dimensional de un objeto es un concepto cada vez más utilizado por las empresas de logística y transporte para calcular el precio de los envíos o confeccionar sus tarifas de precios. ¿Por qué? Porque, tanto para el operador como para el cliente, es poco eficiente aplicar un precio de envío de un paquete teniendo en cuenta sólo su peso: en ocasiones, cuando se trata de paquetes ligeros, el factor decisivo debe ser el volumen.

El peso volumétrico de un envío es el espacio que este ocupa en el avión o camión y afecta al coste de dicho envío más que su peso real.
El uso de sistemas de medición volumétrica para conocer el peso volumétrico o dimensional de un paquete ha dado lugar a lo que se ha dado en llamar reingeniería de la estructura de tarifas de transporte. A partir de la utilización del peso volumétrico como parámetro de valoración es posible calcular con precisión los costes reales de un envío y, de este modo, determinar de forma más eficiente la tarifa que deberá aplicar el transportista a un envío de un cliente. El resultado favorecerá por igual a los intereses de ambos, pues operador y contratista parten de la base de conocer exactamente el coste real del envío y qué tarifa es de derecho aplicar. Así pues, unos cobrarán y otros pagaran en la justa medida, sin penalizaciones ni desvíos que hasta hace pocos años inevitablemente se acababan produciendo.
Así pues, si a los conceptos tradicionales de peso y dimensión sobre los que se sustenta la definición de tarifas sumamos el de volumen, las operaciones de almacenamiento y el transporte (en especial el aéreo y la paquetería), resultan menos costosas y, por supuesto, más rápidas y eficientes.

CubiScan 125.

Información útil y veraz
Conocer el peso volumétrico en las aplicaciones de transporte permite que de manera casi automática sean calculados los costos reales de transporte en función de dimensiones máximas, volumen, destino, peso bruto y peso volumétrico de cada paquete. Esto, además de traducirse en la aplicación correcta de costes que benéfica tanto al operador como al contratista, también facilita la auditoría de cubicaje y repesaje en línea. Esta funcionalidad hace posible auditar el correcto dimensionamiento de embarques en puntos de recolección remotos para dimensionar correctamente embarques y de este modo reducir costos por merma del espacio.
Por otra parte, en transporte aéreo se utiliza el peso volumétrico para generar reportes de volumen y peso embarcados que facilitan el balanceo de peso en el avión, la oportuna precisión de información para los pilotos y un ágil manejo administrativo automatizado de las transacciones comerciales sobre los embarques realizados.
Como normalmente en el transporte aéreo el tiempo disponible para medir y pesar la carga es limitado, la automatización de este proceso permite contar con la información precisa en tiempo y evitando costosas demoras en los procesos previos al embarque de la carga. El utilísimo documento resultante es el “manifiesto de carga”.

Porque no es lo mismo
Para los operadores logísticos no es lo mismo transportar un paquete o carga de 10 kilos de hierro que otra de 10 kilos de paja. Aquí es donde entra en juego el peso volumétrico, que resulta de extrema utilidad para calcular el precio de los envíos cuando un paquete ocupa mucho a pesar de ser ligero.
Con mercancías voluminosas, y con independencia de su peso, los aviones, camiones o contenedores se llenan antes de llegar al peso máximo. Es lógico que, sobre todo en estos casos, la variable volumen de ocupación de espacio esté presente en el cálculo del coste de envío.


Cómo calcular el peso volumétrico
La fórmula es simple: Peso volumétrico = Cálculo del Volumen en m3 (largo x ancho x alto) multiplicado por el índice de conversión volumétrico. Se compara con el peso real y se utiliza el mayor para determinar la tarifa aplicable y el coste del envío.
Cada operador de transporte determina su propio índice de conversión volumétrico, aunque existe un elevado grado de estandarización que ya permite que los clientes puedan calcular de antemano y comparar el coste del envío.
Para calcular el coste de un envío, la mayoría de operadores logísticos ofrece tablas de cálculo o calculadores de peso volumétrico en sus páginas web.


Comparadores de coste
Ante la dificultad que puede suponer el cálculo, existen en Internet soluciones web bajo la denominación de “comparadores de envíos”. Funcionan del mismo modo que lo hacen los comparadores de seguros, hipotecas, rentings…. Todos permiten al usuario el cálculo automático a partir de unos datos o valores básicos, para después mostrar un resultado comparativo de opciones a partir del cual el usuario decidirá y elegirá según la mejor tarifa para su envío o las condiciones de servicio que más le convengan.
Introduciendo en estos “comparadores de envío” los valores de “origen, destino, alto, ancho, largo y peso”, en segundos se obtiene el precio de envío de los diferentes operadores. El comparador se encarga de calcular los precios en base al índice de conversión y las tarifas de cada compañía.

Transporte aéreo y terrestre
Hasta no hace muchos años no había alternativa a la medición manual de las dimensiones volumétricas de una carga. Pero las nuevas necesidades del mercado en cuanto a conformidad, costes y plazos de suministro han obligado a toda la cadena a buscar nuevos modelos y soluciones para sus procesos. La logística del siglo XXI es menos manual y más tecnológica. La automatización de los procesos es imprescindible.
Buenos ejemplos son los equipos CubiScan® y APACHE®, diseñados para gestionar el espacio en la logística, tanto en el transporte como en el almacenamiento.
A través de un CubiScan® se pueden determinar con precisión el volumen y el peso de paquetes en una sola operación. El equipo está preparado para determinar el valor de peso volumétrico doméstico o internacional.
Para elementos de grandes dimensiones están los sistemas APACHE®. Si tomamos como ejemplo el sistema de volumetría APACHE Big Bear, presenta una solución única en el proceso de medición de elementos de grandes dimensiones consiguiendo la máxima productividad.
Con un área de trabajo de 2,5m de ancho y una longitud que puede variar de 10 a 25m, la carga se coloca en su interior separada por espacios y consiguiendo una medición continuada de los distintos bultos.

Ejemplo MRW
En la página web de la compañía MRW podemos leer que “MRW no pone límite de peso a sus envíos internacionales, sin embargo es indispensable para una correcta manipulación, que estos estén fraccionados en unidades no superiores a 50 kg de peso. Hay paquetes que pesan poco pero tienen volumen. Cuando el peso volumétrico es mayor que el peso real del paquete, se aplica el peso volumétrico según la fórmula estipulada por la IATA (Organismo que estipula las normas internacionales del transporte aéreo).
En el transporte aéreo, cuando el peso volumétrico es mayor que el peso real del paquete, se aplica el peso volumétrico según la equivalencia de 1 m³=167 kg o lo que es igual largo x ancho x alto (en cm) / 6.000.
En el transporte terrestre, cuando el peso volumétrico es mayor que el peso real del paquete, se aplica el peso volumétrico según la equivalencia de 1 m³=250 kg.
El peso volumétrico se aplicará en sustitución del peso real del paquete, cuando sea superior a éste.”

Ejemplo DHL
En la página de web de la compañía DHL se expone que “De acuerdo con los avanzados diseños y tecnología de los aviones y vehículos, DHL Express ha adaptado el cálculo volumétrico para optimizar el espacio de la carga y evitar paquetes muy voluminosos de poco peso. Gracias a ello podemos agilizar nuestras operaciones y mejorar la gestión del espacio.
Esta iniciativa ayuda a los clientes a mejorar la eficacia de sus embalajes utilizando contenedores más compactos y respetuosos con el entorno y al mismo tiempo, reduciendo el volumen del envío lo que redunda en un ahorro del coste del envío.
DHL Express ha actualizado el cálculo del peso volumétrico como respuesta a sus esfuerzos por estandarizar el cálculo del peso volumétrico para paquetes de bajo volumen.
• El factor de conversión para los servicios Same Day, Time Definite y Day Definite Internacional es 5.000 de acuerdo con la fórmula siguiente: Largo x Alto x Ancho / 5.000
• El factor de conversión para los servicios Day Definite Doméstico es 4.000 de acuerdo a la fórmula siguiente: Largo x Ancho x Alto / 4000.”

Información complementaria
LYL INGENIERÍA, especialista en soluciones logísticas de identificación, medición volumétrica y pesaje de alta precisión.
www.lyl-ingenieria.com
lyl@lyl-ingeniería.com
Fotografías cortesía de las respectivas marcas, distribuidas en España por LYL INGENIERÍA.
Reservados todos los derechos de textos e imágenes.
Si no se indica lo contrario, todos los productos que aparecen en Technotes forman parte del catálogo general de productos ofrecidos por LYL INGENIERÍA, S.L. y son propiedad de la empresa o de sus representadas.

Compartir.

Comentarios están cerrados.