El integrador de sistemas: ¿por qué es vital para la automatización y robotización de almacenes?

0

Ya que muchas empresas citan a menudo la integración como un aspecto fundamental al implementar una nueva solución de automatización y ante la escasa información existente ni análisis sobre cómo se puede conseguir, vamos a hablar del papel del integrador de sistemas y su función clave en los procesos de automatización y robotización de almacenes.

Tanto para el cliente final como para el integrador de sistemas, un sistema de almacenamiento automatizado supone una inversión significativa, pero podría costar aún más si la integración del sistema se lleva a cabo de manera incorrecta. Del mismo modo, una instalación desorganizada o precipitada dará como resultado un hardware ineficiente o, lo que es peor, contraproducente cuya reparación puede salir más cara que si se reintegra por completo. Por otro lado, cuando la integración del sistema se realiza de manera adecuada puede proporcionar un retorno de la inversión incluso superior al previsto inicialmente.

El papel de los integradores de sistemas y los proveedores de tecnología robótica

Los integradores de sistemas diseñan, suministran, implementan y mantienen soluciones automatizadas y robotizadas para la preparación de pedidos, reposición y movimiento de cargas en almacenes, centros de distribución y operadores logísticos. Conectan todos los componentes dentro del sistema eficientemente para que los procesos fluyan de manera rápida y sin complicaciones. Lo que ocurre con los integradores es que parecen ser los intermediarios.

¿Por qué necesitaría alguien a un intermediario si ya sabe qué quiere y está en contacto directo con los proveedores? Los integradores de sistemas hacen algo más que instalar los equipos e integrarlos con sus sistemas existentes. Estudian todo el proceso, desde la entrada hasta la salida, y le ayudan a construir un sistema que no solo se encargue de instalar los nuevos equipos sino que prepare su negocio para que pueda crecer.

Los integradores de sistemas también pueden identificar los problemas que afectan a sus niveles de productividad o eficiencia, ayudando así a mejorarlos y a optimizar el retorno de la inversión en función de los objetivos empresariales a largo plazo.

Un proveedor de tecnología robótica desarrolla tecnologías innovadoras que superan los retos de almacenes y centros de distribución. En la actualidad hay empresas que desarrollan tecnologías robóticas para almacenes como AMR, AS/RS, ACR, brazos robóticos y multilanzadera, entre muchas otras. Si bien existe una considerable demanda de estas soluciones, el responsable de un almacén no puede adquirir simplemente un tipo de solución robótica y esperar que le resuelva todos los problemas. La tendencia pasa por hallar y desarrollar modos de integrarla fácilmente con otras tecnologías con el fin de suministrar soluciones integradas que aumenten la eficiencia, aprovechen al máximo el espacio, optimicen los procesos y reduzcan los costes, entre otros aspectos.

La dinámica entre integrador y proveedor

Para que la automatización sea exitosa debe estar formada desde el primer momento por una combinación de equipos de primera categoría, comprender con detalle el negocio del cliente y conocer los sistemas. La relación entre el proveedor de componentes y equipos y el integrador se basa en la voluntad de ambas partes de aprender, compartir y ayudarse entre sí, todo ello alimentado por la pasión de proporcionar una automatización sencilla y rápida para los clientes con un retorno de la inversión inalcanzable hasta el momento.

ROBOTIZACIÓN DE ALMACENES LYL INGENIERÍA

Caso práctico

El cliente se puso en contacto con LYL INGENIERÍA para que instalara la tecnología de robots autónomos más avanzada con el fin de incrementar la capacidad y mejorar los niveles de preparación de pedidos y reposición en su centro de distribución nacional.

LYL INGENIERÍA, que cuenta con una amplia gama de soluciones tecnológicas para la automatización, robotización y digitalización, evaluó las necesidades del cliente y recomendó la solución de HAI ROBOTICS. Tras efectuar una prueba de concepto consistente en 10 robots el año pasado, LYL INGENIERÍA analizó los datos y llegó a la conclusión de que el sistema ACR (Autonomous Case-handling Robot) de HAI ROBOTICS ofrecería al cliente la mayor capacidad requerida, así como un aumento significativo de los niveles de precisión y preparación de pedidos.

Los niveles de reposición mejoraron en un impresionante 800% y los beneficios se extendieron por toda la empresa. La solución se integra en un diseño de cinta transportadora recirculante. La misma caja puede moverse por diferentes estaciones de trabajo y también recircular en ellas. No necesita volver al robot de inmediato tras el picking en la estación de trabajo. Además, los ACR funcionan dentro de un área reservada, eliminando así el elemento de conexión entre las carretillas elevadoras y las personas, que es una de las causas más comunes de accidentes en el sector de la manipulación de mercancías.

Retos de la integración

El principal reto al integrar componentes de un sistema automatizado no es necesariamente la secuencia y la sincronización de las tareas a través de diferentes equipos encargados de la manipulación de materiales sino la integración entre el sistema de control de los equipos y el ERP/SGA.

Las dificultades surgen cuando el ERP o SGA no tiene la funcionalidad necesaria para permitir la integración, algo que ocurre con muchos clientes. La complejidad aparece cuando el SGA carece de algunas de las funciones y se espera que el sistema de control de los equipos cubra estas deficiencias.

Comprender la capacidad funcional de todos los sistemas IT que integran la solución, así como las líneas de “demarcación” y las responsabilidades existentes entre el ERP/ SGA y los sistemas de control de los equipos ayuda a minimizar las dificultades. Al conocer cómo estructura el SGA las tareas de automatización (por ejemplo, el pick waving (picking por olas), la sincronización del envío de pedidos o las prioridades al escoger los pedidos), el integrador aportará la solución y, de este modo, se elimina o limita el riesgo de una suboptimización de la automatización, lo cual supone una decepción y, potencialmente, la incapacidad de cumplir lo prometido al cliente.

Puede haber un riesgo significativo en la integración cuando una empresa no integra la solución de automatización dentro de los procesos de las operaciones en un centro de distribución. Por muy buena que sea una solución de automatización desde un punto de vista técnico, los resultados no serán óptimos si no destina tiempo a comprender, afinar e integrarla en los procesos de negocio.

¿Por qué es importante la integración?

Los sistemas de automatización y robotización no son sistemas aislados. Se combinan con otros componentes de una solución conjunta, se integran con los procesos (y a menudo los habilitan) y necesitan ir en la “dirección” que les proporciona un sistema host que envía instrucciones y confirma las tareas. Además, los equipos y el software de diferentes proveedores han de trabajar formando una sola unidad. Para que los equipos y el software de varios proveedores trabajen juntos es necesario que la integración sea funcional.

Por encima de los componentes que la integran, la automatización y robotización se introduce por varias razones desde el punto de vista del negocio. Uno de los principales motivos es cumplir la promesa al cliente de un plazo más corto de comercialización de sus productos. La automatización “integra” la estrategia de negocio y los procesos del centro de distribución con el fin de mantener, potenciar o mejorar la capacidad de una empresa de cumplir en todo momento la promesa hecha al cliente.

¿Por qué es importante para el cliente final?

La cadena de suministro de una empresa sostiene la producción, las ventas, la distribución y las finanzas. La automatización es un catalizador que puede ayudar a la cadena de suministro para que sea más fiable o sólida o bien puede provocar que se detenga. El cliente final es el juez que valora finalmente la eficiencia del sistema de automatización.

El fabricante de componentes y equipos puede suministrar hasta tres niveles de integración para quienes necesitan empezar desde cero o simplemente la conexión directa a la infraestructura existente. Pero contar con un integrador de sistemas reconocido y experimentado ofrece ventajas añadidas. LYL INGENIERÍA desempeña un papel fundamental para ayudar a optimizar la cadena de suministro y las operaciones de distribución de sus clientes. Como resultado de ello han aumentado su capacidad y han mejorado el servicio a sus clientes de forma rápida, eficiente y precisa.

Para más información visite nuestra web.

Síganos en nuestra página de LinkedIn

 

Compartir.

Comentarios están cerrados.