Proyectos de ayuda en África de Yamlaminim y LYL INGENIERÍA

0

Yamlaminim cumple 15 años desarrollando proyectos de ayuda en África. Una labor ardua pero imprescindible que LYL INGENIERÍA apoya y seguirá apoyando, junto a otras acciones humanitarias y solidarias realizadas por Médicos Sin Fronteras y Aldeas Infantiles (España).

Con motivo de este aniversario, vamos a hacer un repaso a la incesante labor que ha llevado a cabo Yamlaminim con sus proyectos de ayuda en África, más concretamente en Burkina Faso. Reproducimos parcialmente la carta que Sara, la impulsora y fundadora de Yamlaminim, nos ha hecho llegar.

Queridos colaboradores y amigos de Yamlaminim

A finales de 2006 regresaba a Barcelona desde Burkina Faso con la petición, por parte de las mujeres de la aldea de Kosmassum (Nobili), de la perforación de un pozo de agua, porque tenían que recorrer varios kilómetros para ir a buscarla. También 15 niños y niñas de la aldea de Kourityoaghin no podían acceder a la escuela secundaria por falta de recursos económicos.

Animé a familia y amigos para que me ayudaran a realizar estos 2 proyectos, y en abril de 2007, ahora se cumplen 15 años, con Rosa Rodríguez y Victoria Sánchez, Secretaría y Tesorera, constituimos oficialmente esta ONG.

Debíamos buscar un nombre y el moré, idioma de los mossi, mayoritario en Burkina, tiene hermosas palabras. Escogimos YAMLAMINIM, cuya traducción literal es: “Pon en tu cabeza lo que diga tu corazón”. YAMLAMINIM – Haz lo que el corazón te dicte.

Primera intervención

Con Rosa, Gonzalo y otros amigos que nos acompañaron pudimos inaugurar en octubre 2007, el pozo de agua en Kosmassum (Nobili) a 80 kilómetros de la capital y visitar a los 15 niños y niñas apadrinados en Kourityaoghin a 50 kilómetros de Ouagadougou.

Nos dirigimos más tarde al este del país, a una zona alejada 300 kilómetros de la capital, cerca de la frontera con Níger y Benín, descubriendo la precariedad en la que se encontraban la escuela primaria y la maternidad. La visita a estas dos infraestructuras nos determinó a seguir trabajando en la Tierra de los Hombres y las Mujeres íntegros, que es el significado del nombre del país. No podíamos no hacer nada. Y aunque ayudar bien no es fácil, teníamos claro que debíamos intentarlo. Y así empezó todo.

Descubrimos el respeto por los mayores, el cuidado de los más pequeños por los pequeños, que el agua es vida, que una silla puede tener una segunda vida, que siempre cabe algo o alguien más, que los caminos no son fáciles, que las bicicletas son imprescindibles, que una pelota es un bien preciado, que un juguete es algo creativo, que una sonrisa mejora nuestro día, que agradecer es importante, y tantas y tantas cosas más.

Apadrinamientos e infraestructuras

Y nos pusimos a trabajar con el objetivo de realizar más apadrinamientos y rehabilitar y construir infraestructuras en los campos de la educación y la sanidad, destinando todos los recursos a los proyectos, asumiendo siempre a nivel particular los gastos de viajes y logística y controlando los proyectos en destino.

Si hacemos un repaso a las infraestructuras realizadas, que podéis ver más detalladamente en la Memoria de nuestra web, www.yamlaminim.org: 6 pozos de agua, rehabilitación Centro de Salud y Escuela Primaria, construcción de 2 escuelas primarias y 3 aulas, 1 escuela secundaria, 1 centro polivalente/Biblioteca, 1 vivienda para el personal sanitario, 1 molino de grano, y letrinas en diferentes escuelas.

Emergencias

Hemos atendido emergencias alimentarias y sanitarias, transportado una ambulancia y material sanitario, subvencionado el tratamiento de la malaria para menores de 5 años, y una especial mención a los microcréditos concedidos a las cooperativas de mujeres de Kosmassun (Nobili) y Comin Yanga con los que mejoran notablemente la vida en sus aldeas, porque si la mujer avanza, África avanza.

En estos 15 años hemos apadrinado a 315 alumnos, de los cuales 20 han llegado a la Universidad, 5 con estudios finalizados en Economía, Educación y Enfermería. 30 siguieron en Formación Profesional como electricistas y costureras. Un porcentaje elevado finalizó el primer ciclo de secundaria que facilita encontrar un trabajo en el país o países fronterizos. Pero también algunos dejaron sus estudios sin finalizar la primera etapa, por temas familiares, haber superado la edad, traslados de ciudad, embarazos y otros imponderables.

También facilitamos el carnet de conducir a 5 jóvenes que están ejerciendo como chófer.

En este curso 2021-22 contamos con 105 apadrinados en secundaria, de los cuales, 33 están en 3º, último curso del primer ciclo y 43 están en segundo ciclo de secundaria con 9 de ellos en Terminal, por lo que en el próximo curso podrían empezar la universidad. Además, los 15 que ya cursan estudios universitarios.

Un presente complicado

El país vive desde 2015 una situación de inseguridad grave. El golpe militar del pasado enero tenía como objetivo acabar con esta inseguridad, tarea difícil por la complejidad, sobre todo en las zonas rurales más desprotegidas, en donde las gentes huyen, las familias se dispersan y los niños desconocen el paradero de sus padres, con dos millones de desplazados y lo que eso significa.

Aunque esta situación es complicada y no nos permitirá en un futuro próximo realizar grandes infraestructuras, no cambiará nuestro compromiso con los apadrinados, con sus escuelas y familias y con las cooperativas de mujeres, a los que seguiremos dando todo nuestro apoyo, en el ámbito educativo, y cubriendo emergencias alimentarias.

Para llevar a buen fin todos estos proyectos tenemos en el país a nuestro representante Hamidou Salambere, esperando que la situación mejore y podamos viajar de nuevo.

A pesar de las dificultades actuales vamos a seguir apoyando a los apadrinados proporcionándoles todo lo necesario para su continuidad, actualizando los microcréditos a las cooperativas de mujeres, repartiendo alimentos básicos como arroz y aceite, y atendiendo emergencias médicas.

Un aniversario agridulce 

Es por tanto un aniversario un tanto agridulce, por un lado, recordamos todo lo realizado por el equipo de Yamlaminim, y por otro lado la inseguridad en el país que tanto sufrimiento genera.

En estos 15 años hemos contado con la colaboración de Particulares, Asociaciones, Fundaciones y Empresas, a los que queremos dar gracias de todo corazón por su compromiso por un mundo más justo. Habéis sido fundamentales para dar esperanza y dignificar la vida de muchas familias en los municipios en los que trabajamos y acompañar a los apadrinados en su educación. Y seguís siendo imprescindibles.

Una frase de Mafalda que siempre me gusta recordar: “Porque sin todos, nadie seria nada”

Con el agradecimiento de todo el equipo de Yamlaminim.

Sara Caneda
Presidenta de Yamlaminim

Leer la carta completa y ver la fotografías que muestran el antes y el después de las actuaciones de Yamlaminim.

Ayuda en África de LYL INGENIERÍA y YAMLAMINIM

Compartir.

Comentarios están cerrados.